De Viaje!
 
De Viaje!
De Viaje!
 
En la villa hermosa de Camaná !!
- Por Geraldine Catacora
periodista
Imagen
 
Camaná es una provincia costeña que pertenece al departamento de Arequipa al sur de Lima, en el Perú.

Sandro (mi novio) y yo queríamos un lindo lugar para pasear y buscando por internet encontramos alguna información sobre Camaná que nos llamó la atención, pero realmente es mejor de lo que dicen.

Llegamos a las 8:00 de la mañana, luego de 12 horas viajando por tierra desde Lima. Como es lógico teníamos hambre, así que nos fuimos a desayunar a un bonito y elegante restauran que hay en la plaza principal, que por cierto es muy simpática. Ya repuestos con el delicioso y económico desayuno nos alojamos en Las Cabañas Resort Club que cuenta con magnificas instalaciones y amplios espacios verdes.

Después de un refrescante duchazo nos fuimos a la Punta una de las hermosas playas con la que cuenta esta provincia. Luego de pasear y chapotear en el agua helada almorzamos una jalea mixta muy atípica pero sabrosa pues estaba acompañada de un poquito de ceviche y otro tanto de papas fritas en uno de los restoranes playeros.
La gente de Camaná es muy amable y siempre están dispuestos a darle información al turista, fue así, conversando con un taxista llamado Jaime, que hicimos un mini tour en su taxi por los arrozales, que es el principal cultivo de la zona. Son como pastos altos, muy verdes, a los que luego les nacen pequeñas espigas donde se forma el grano de arroz. Camaná es uno de los principales productores de arroz del Perú.

También nos llevo a las lagunas de Puchun donde viven peces de agua dulce, patos silvestres, garzas y otras tantas aves y animales silvestres. Esas lagunas son navegables, es un bonito paseo, pero es importante llevar repelente, porque hay muchos insectos.
Luego fuimos al río Camaná, que es uno de los más largos de la costa, en este rió se practica canotaje y kayak.
De regreso a la ciudad todavía nos quedo tiempo de caminar por el boulevar, observar sus tiendas, cabinas de internet que a diferencia que Lima son más amplias y cómodas.

De noche nos sentamos en una de las bancas de la plaza y notamos que su gente es amigable. Se respiraba un aire de confianza y alegría con los niños saltando de un lado a otro, dando vueltas en sus bicis.

Al día siguiente nos levantamos temprano para conocer el lado histórico de Camaná, el puerto de Quilca, que fue el primer puerto comercial de la época virreynal. En la caleta de Quilca se oculto el monitor Huascar durante varios meses de los enemigos chilenos, durante la guerra con Chile.
El pueblito de Quilca es uno de los más antiguos del Perú colonial. Aquí se pueden ver restos de la iglesia mas antigua y otras tantas construcciones de la época
Para llegar aquí nosotros tomamos un microbús en su paradero inicial que es a lado del mercado de la ciudad. El trayecto es en su mayoría trocha, y demora un poco mas de 2 horas. Lamentablemente esta un tanto descuidado y sucio, pero desde aquí salen botes para ir a hornillos que una isla donde habitan lobos de mar. Durante el paseo se pueden apreciar delfines, aves guaneras, gaviotas, pelícanos etc. Por esta zona se practica la pesca submarina, pues las aguas son limpias. Las playas cercanas son lindas y tranquilas y la gente se organiza para acampar en ellas. Una de ellas es La Miel.
Nosotros no pudimos llegar a hornillos pero de todas maneras paseamos en bote por las playas cercanas, incluso nadé rumbo a la orilla pero el agua es tan fría y de solo pensar en la nadada de regreso me arrepentí y me subí rapidito al bote.

De regreso en la ciudad fuimos al bonito restaurante de la plaza a almorzar aunque ya casi era la hora del lonche, pedimos ceviche y cóctel de camarones realmente deliciosos, bien presentados y los precios muy buenos también.
En la tarde paseamos por sus tranquilas calles y nos sentamos a descansar un rato en plaza, junto a unos viejitos que alimentaban unas palomas.

Luego cenamos delicioso en el Baruchi y no resistí la tentación de pedirme una piña colada que estuvo muy bien.
Camana también cuenta con restos arqueológicos de la época pre incaica como el cementerio wari, la bodeguillas de huacapuy. Lamentablemente no pudimos visitarlos pero sabemos de su importancia y prometemos que la próxima vez, porque de todas maneras quiero volver, iremos a verlas.

La próxima vez también si nos animamos participaremos de los deportes de alto riego como parapente, parasailing etc. que también se pueden practicar aquí en esta acogedora y tranquila ciudad a 830 Km al sur de Lima.
Hotel San Diego
Un lugar recomendable para este verano. Además encontrarás información adicional sobre la ciudad de Camaná.